domingo, 5 de octubre de 2014

Fragmento del Capítulo 13 (Fuego e Ira) de Leyendas de Erodhar 01 - La Vara de Argoroth

Art by: Cyril Tahmassebi


(...) Cabalgaron sin descanso durante más de veinte leguas antes de alcanzar la hondonada que formaba las tierras de los Tomty. La granja estaba construida en un lugar apartado del valle, junto a un pequeño bosque y bastante alejada del río. Estaba rodeada por un huerto de manzanos en el sureste y campos extensos de trigo y maíz en el oeste, que en aquel momento estaban totalmente quemados. Los atacantes habían incendiado la finca y los dos graneros; y una vez se vieron consumidos por las llamas, el fuego se debió de extender por los campos, dejando a su paso un mar de hollín y tierra calcinada.

   «Aquí ya no queda nada», se dijo a sí mismo Valiant. «El fuego lo ha consumido todo.»

   Fenja, enviada por Galadoriel, sobrevoló varias veces los alrededores en busca de algún superviviente, pero lo único que quedaba allí eran los restos carbonizados de una veintena de hombres, de los que era imposible determinar quiénes eran los familiares del alcalde Tomty, y por lo menos un par de centenas de orcos, soldados y caballos muertos en las cercanías de la finca, donde se llevó a cabo la batalla entre los jinetes de Ser Decker y los orcos que atacaron la granja.

   —Esto es peor de lo que había imaginado —dijo Nimue horrorizada, mientras recorrían a pie los terrenos de la granja.

   —¿Qué clase de animales harían algo así? —inquirió Galadoriel asqueada.

   «Los orcos», quiso decir Valiant, pero fue Will quien le respondió.

   —Me temo que estos son los horrores de la guerra —dijo con voz seria, pateando un yelmo ensangrentado y cubierto de hollín. El caballero estaba inspeccionando el terreno, buscando indicios que le permitieran reconstruir lo que había pasado allí.

   Valiant hizo lo mismo.

   Al parecer los soldados de Ser Decker sorprendieron a los orcos en pleno saqueo, y los atacaron desde el norte, atrapando al enemigo entre un muro de lanzas y escudos por un lado, y las llamas que estaban consumiendo la granja y los campos de trigo por el otro. Una buena estrategia, en su opinión; sin embargo, algo debió de ir mal si el curso de la batalla cambió tan drásticamente como para que al final hubieran sido los orcos los vencedores. Por los indicios que había en el campo de batalla, la única explicación coherente para ese cambio tan radical residía en que, tal vez, los jinetes de Ser Decker concentraran sus fuerzas demasiado tiempo en el ataque frontal, descuidando los flancos, permitiendo a los orcos resistir la embestida, reorganizarse y contraatacar. Contando a ojo, el número de cadáveres humanos era aproximadamente igual al de cadáveres orcos, lo que indicaba que estos superaban en número a la tropa de Ser Decker. «Eso, quizás, haya marcado la diferencia final». (...)


Fragmento del Capítulo 13 (Fuego e Ira) de Leyendas de Erodhar 01 - La Vara de Argoroth. Puedes descargar los cuatro primeros capítulos gratis aquí: http://cosminstarcescu.wix.com/leyendasdeerodhar#!empezar-a-leer/cogz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada