domingo, 12 de octubre de 2014

Fragmento del Capítulo 15 (El Pacto) de Leyendas de Erodhar 01 - La Vara de Argoroth



De la parte más alejada de la calle se empezó a escuchar el ruido de unos pasos, que fueron creciendo en intensidad poco a poco, hasta que un par de hombres vestidos con chaquetillas sencillas de cuero marrón, calzones de lana y botas de tacón con polainas aparecieron delante de la taberna. El que encabezaba la marcha era mucho más alto y corpulento que su acompañante, tenía una expresión adusta reflejada en el rostro y sujetaba un pequeño bastón en la mano derecha. Abundante pelo negro y mojado sobresalía por debajo de su sombrero de copa, y en el cuello lucía un colgante de plata con una mano esquelética rodeada por una serpiente.

El segundo hombre tenía una mirada expectante y parecía bastante preocupado por algo. Se comportaba de un modo que indicaba que nunca antes había estado en un barrio marginal como aquel. Las ropas que lucía tampoco concordaban con su aspecto. Era bajito y rechoncho, aunque tenía una pose de noble que se le notaba sobre todo al caminar, y bajo su bigote poco poblado torcía la boca con desagrado ante el aspecto del lugar. La lluvia le había empapado la ropa, de modo que parecía estar a punto de reventar por culpa de la presión que ejercitaba en su barriga la camisa de lino que llevaba por debajo de la chaquetilla.

Wegenald no se movió ante la aparición de esos dos hombres, aunque ahora tenía la mirada enfocada en ellos.

—Curioso lugar para una reunión —escuchó decir al hombre más bajito, cuando él y su acompañante llegaron frente a la taberna.

—El lugar ideal —afirmó el otro. Tenía una voz mucho más ruda—. ¿Nunca antes habías estado en el barrio de los Ladrones?

—No—respondió el primer hombre—. Mis anteriores visitas a Andorath fueron hace mucho tiempo, y me han llevado a otras partes de la ciudad muy distintas a esta. De todos modos... —añadió, echando un vistazo alrededor de la calle—. Parece que tu maestro se está retrasando. ¿Dónde está?

—Más cerca de lo que crees —susurró Wegenald.

Los dos hombres giraron bruscamente para buscar el origen de la voz. El tono que había empleado al hablar les debió erizar los pelos en la nuca a ambos. Algo que Wegenald notó en sus rostros azotados por el miedo y la impresión; algo que le causaba un enorme placer.

Fragmento del Capítulo 15 (El Pacto) de Leyendas de Erodhar 01 - La Vara de Argoroth. Puedes descargar los cuatro primeros capítulos gratis aquí: http://cosminstarcescu.wix.com/leyendasdeerodhar#!empezar-a-leer/cogz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada