lunes, 24 de noviembre de 2014

Crónica Feria del Libro de Almería 2014


Parece que fue ayer cuando arrancó la Feria del Libro de Almería, no el pasado miércoles. Y es que, cuando estás acompañado por tantos grandísimos escritores y, sobre todo, grandísimas personas, el tiempo pasa volando. Para mí personalmente esta era la segunda Feria del Libro a la que asistía, después de haber estado firmando ejemplares en la Feria de Madrid el pasado mes de junio (no lo pongo para fardar que conste xd), así que ya sabía cómo funcionaba esto. Aun así, aquí todo fue distinto. Teníamos nuestro propio stand, estábamos al mando, teníamos cinco días por delante y solo teníamos que presentar y vender nuestros libros al público. Teníamos el poder. ¡Escritores al poder! Ahora cierta contraseña de cierto blog ha cobrado sentido. ¿Verdad Saray? ;)

El primer día empezó siendo uno flojo. ¿Para qué nos vamos a engañar? Mitad de semana, un día raro, nublado y con algo de viento…, el número de personas que se acercaron a la Plaza Vieja no fue uno muy grande, pero, aun así, nuestro rincón arrancó y conseguimos al acabar el día contabilizar la venta de ocho ejemplares. No está mal.

El segundo día, jueves, fue algo mejor en cuanto a ventas, pero lo más importante fue sin duda los vínculos que ya habíamos creado entre nosotros, los escritores, las risas de larga duración (no solo los parados son de larga duración en este país) que hacen que te duelan los músculos de la cara, y el compañerismo. Todos ellos afloraron de una manera espectacular, trayendo de ese modo las energías positivas que se apilaron encima, alrededor y debajo de nuestra caseta. Energías positivas que significaron el pistoletazo de salida para el gran éxito del fin de semana.

Viernes, sábado y domingo fueron sin duda los tres mejores días de la feria. Empezaron a venderse los libros de fantasía también, la existencia de nuestro grupo de escritores había llegado ya a oreja de un gran número de personas (razón de porqué siempre había gente alrededor de nuestra caseta) y, admitámoslo, la cesta con un ejemplar de cada libro que había a la venta, para sortear y entregar a uno de los compradores, fue el mejor incentivo para que muchas personas compraran uno o varios de nuestros ejemplares. (¡¡Al que se le ocurrió lo de la cesta solo decirle que es un crack!!).

Y ya para acabar, que sé que si hago la crónica mucho más larga no la va a leer ni dios, solo me queda decir que más allá de los libros que hemos vendido y firmado, lo más importante ha sido el compañerismo, el buen rato que hemos pasado y, sobre todo, la crema de chocolate ;)










12 comentarios:

  1. Se te ve muy cuadrado, cabrón jaja! Deja de ir al gimnasio! xD Me alegra ver que te lo has pasado pipa y encima has ido vendiendo, hay que difundir esas leyendas lo máximo posible :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo photoshop xDDD jajajaja Pues sí hay que difundirlas a tope. :)

      Eliminar
  2. Yo pase por la feria el miercoles por la tarde y para ser entre semana y la hora que era vi bastante mas ambiente del que me esperaba. Tambien es cierto que donde se ubica la feria ultimamente esta mas escondido, en La Rambla ubiera sido otra cosa. Te sigo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en todo!!! Ha sido genial!! Nos hemos reído de lo lindo y lo hemos pasado suuuper bien. Hasta os echo de menos y todo.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo que echas de menos son los relatos eróticos xd no a nosotros. Admítelo!! xddd

      Eliminar